VIVENCIAS- Carlos Monroy

19.11.2020

UN HOMBRE MARAVILLOSO 


Por: Carlos Monroy 

Veo que los días se pasan tan rápido, se pasan con un sosiego tan inquietante. Las tardes traen un soplo de viento como caricias y el sol que roza mi piel y me hace sentir de nuevo las tertulias que compartimos, aquellos consejos tuyos tan significativos porque ya habías enfrentado la cuesta de la vida.

Me dijeron que decidiste irte a donde siempre quisiste ir, también me dijeron que estabas bien que estabas contento y que siempre preguntabas por mí, cómo es que me dicen que ya no estas si a cada momento te siento a mi lado, me aferro siempre a tu amor que era tan profundo como raíz de palma, que hay una brecha tan diminuta entre el lugar donde estás y dónde estoy.

Se me debilita el aliento y los ojos se me hacen agua cuando mencionan tu nombre, por las noches me acuerdo de tantas veces que me despedía besándote la frente, tus cantos aún resuenan en mi alma y los bohemios brindaran por tu mirada.

Quiero ser como tú, porque comprendí que en todo, fuiste maravilloso.