NUEVA RUTA- Blondet Cáceres

17.02.2021

Este es un espacio gratuito para que nuestros seguidores puedan publicar sus escritos.


Aún no sé la respuesta y ya me hice pedazos con la pregunta, Aún no sé qué vaya a ser de ti y de mí, no hay veredicto, pero hay sentencia aguijoneando mi alma desde el comienzo.No hay razón absoluta, más, sí una causa momentánea que mantiene mi corazón impregnado a la orilla del precipicio, a punto de sentir ese hueco que le quitó tantas sonrisas y lo hundió en el vacío de insomnios y naufragio.

No hay motivos, solo una posibilidad anunciada, lo suficiente para hacerme entrar en esta disyuntiva que me trae de vuelta al pasado desempolvando temores y afanando mi tranquilidad, escribo de nuevo con el alma rota, esta vez no hay un porqué, sino un pueda ser. Esta vez no quiero correr a los brazos de alguien para arreglarlo, quiero huir para no dañarlo,Esta vez no quiero acelerar, quiero frenar, no tener que hacer el recorrido por la avenida que encadena y estruja al corazón, multándolo por ir muy deprisa al chocar con mi mente y los disturbios que crea ante la ausencia, cuando alguien se va.

Esta vez no sé si hago bien evitando, pero es el camino que quiero tomar, no sé si me llevará al mejor destino, pero yo no repito errores ni rutas mucho menos vuelo donde no fui feliz. Ayer estuve igual que hoy solo que con menos dolor y más inocencia, hubiese preferido que fuera al revés, porque en este caso el destino a abandonar es un paraíso y no un valle de huesos en el que me perdí años atrás sin ver una salida. Pero ambos conducen a mi desolación, sin importar qué tan bueno o malo sea el trayecto, estaré de nuevo escribiendo más anécdotas, con más tristeza, cada vez más rota, cada vez más y mucho más de lo demás.

Me preguntaba si podía ser diferente tomando esta tercera ruta, aún no hay respuesta, pero la veo aproximarse en la siguiente parada, mientras tanto disfrutaré de la vista que me ofrece este paraíso sin encariñarme del paisaje y de tus encantos, ¿qué? También se vale mentir en letras, condicionar al corazón para lo que se viene.

Por: Blondet Cáceres