NADIE HABLA CON LA CHICA SORDA -Camila Hernández

23.02.2021

Ganadores del concurso cuento corto- SAU


Salgo del aeropuerto, y lo primero que observo es el cartel con el nombre "Ángel Jen" supe que ese era mi aventón a la casa de la tía Leslie. Nunca he tenido una buena relación con mis padres, si les soy honesta, me gusta vivir en mi mundo, a mi propio ritmo, pero ellos nunca lo entenderán; una clara evidencia de ello es que mandan a su hija a vivir por el resto del verano con una mujer a la cual apenas conoce, literalmente lo único que sé de ella es que al parecer dio a luz hace poco y que se la pasa demasiado ocupada trabajando, pero no se le puede hacer nada más, nadie de mi familia me cuenta muchas cosas de todos modos, nadie habla con la chica sorda. No puedo esperar el día en el que me pueda ir lejos de todos.

Llego a la casa de la Tía Leslie, es un lugar bastante acogedor, pero se siente un ambiente tenso, me pregunto qué clase de favor le debe esta mujer a mis padres para que aceptara tenerme en su casa por 2 meses, porque sus expresiones sumamente forzadas me dan a entender que no soy totalmente bienvenida; y mis sospechas se confirmaron, ella jamás le confiaría a alguien que acaba de conocer por primera vez, cuidar de su retoño, yo tampoco me quejo en realidad, tampoco es como que tenía algún interés en ello; me terminó de comunicar que la niñera llegaría a eso de las 2-3 pm y que yo portara siempre el control vibrador que indica que alguien llama a la puerta, que condescendiente, ¿no?

Cerca de las 2 pm, siento el control vibrar, abro la puerta, y enfrente de mí se encuentra una mujer unos 50 años, pelo rubio y una sonrisa amable, sus labios comienzan a moverse, pero yo solo le hago señas para darle a entender que no la puedo escuchar, ella saca una libreta y escribe "Hola, me llamo Brenda, soy la niñera que Leslie contrató" mi rostro se iluminó en entendimiento y la dejo pasar. Todo se miraba bajo control, así que decido irme a mi habitación.

Me encuentro en mi cuarto despertando de una pequeña siesta, creo que faltaban 10 minutos para las 3 pm, decido ir a chequear a la niñera y al bebé, no quiero irrumpir bruscamente en la habitación porque podría despertar al bebé, entonces lentamente abro un poco la puerta y ahí está por lo que infiero un bebé varón de al menos 2 meses de nacido durmiendo plácidamente, cuando estaba a punto de abrir por completo la puerta del cuarto, suena el control dándome a entender que hay alguien en la puerta, confundida me dirijo hasta la sala preguntándome si la tía Leslie salió temprano de trabajar, la abro y me encuentro cara a cara con una mujer de unos 30 años, ella sonríe y me comienza a hablar en lenguaje de señas "hola debes ser Ángel ,la señora Leslie me habló de ti, yo soy la niñera Karina, lamento tanto la tardanza ¿puedo pasar?" Y ahí es cuando mis ojos se abren de par en par y corro a la habitación, cuando entro, observo al niño durmiendo plácidamente y dejo salir el suspiro de alivio que tenía atorado en mi pecho, al menos el bebé está a salvo, pero no hay pista de la intrusa de mediana edad, escaneo la habitación en busca de algo fuera de lugar cuando mi rostro palideció tanto que de no ser porque estaba parada cualquiera diría que estaba muerta, sentí como perdía el aliento y un escalofrío recorría todo mi cuerpo, enfrente de mí ya hacía otra cuna, vacía, con una manta rosa en el colchón.