DE NIETZSCHE A STANLEY KUBRICK- Jeferson Redondo

16.06.2020

 LA FILOSOFÍA DETRÁS DEL CINE


Por: Jeferson Redondo 


Si alguna vez han visto la obra fílmica de Stanley Kubrick "2001: Space Odyssey" y no la entendieron, no se preocupen, no son los únicos, debido a que le película se desarrolla de una forma no muy literal, Kubrick no se detiene a decirte, "esto significa tal cosa" ó " la roca quiere decir esto" no, Kubrick usa mucho lenguaje simbólico, como la aparición del monolito, en diferentes puntos de la película. 

"Space Odyssey" (Odisea del espacio), es una obra de ciencia ficción, "multi temática", ya que aborda diferentes temas, como: la tecnología, inteligencia artificial, y la evolución humana. Con efectos especiales, que fueron totalmente innovadores, para el momento histórico en el cual se desarrolló. 

Una de las complicaciones que posee la película en sí misma, es la propiedad intrínseca de no darse a entender, ya que si el espectador es totalmente desconocedor de la obra filosófica del polémico alemán Friedrich Nietzsche, este será incapaz de procesar los eventos que se desarrollan durante los 142 minutos que dura la película.

Desde el tema musical, compuesto por Richard Strauss titulado: "así habló Zaratustra", nombre del polémico libro compuesto por Nietzsche. Vemos como Kubrick cimienta estas ideas filosóficas propuestas por el alemán; las cuales relatan, este proceso de "perfección", en el cual, el hombre, evolucionó, pasando de simio a hombre, y más adelante al súper hombre, representando la continua evolución a la cual el humano está condicionado. 

Con estas ideas de forma simplificada, si nos transportamos a la película, una pregunta que puede tener cualquier persona al verla es: ¿Que significa el monolito?, pues, el monolito representa de forma figurativa un momento "evolutivo", ya que hace su aparición en distinto momentos del filme, desde el Homo erectus, tomando un arma, hasta el hombre y la exploración espacial, apareciendo al final, cuando el astronauta Frank Poole da el siguiente paso volviéndose un ser inmanente y superior, es decir "el súper hombre".

Dichas escenas, pueden ser algo confusas, pero se vuelven más apreciables solo cuándo, previamente has leído la filosofía Nietzscheana, obra que debe leerse libre de prejuicio. Por lo tanto, la obra de Kubrick representa un "hito" un antes y un después del cine como tal, es una película altamente recomendada; y, aunque Kubrick no lo dijo, antes de ver su película, y para poder apreciarla como se debe, es necesario haber leído la obra de Nietzsche o al menos conocerla, acto que demuestra todo el bagaje conceptual que tenía Kubrick al realizar sus trabajos, dándoles esta atribución de obras de culto, forma con la que se conocen hoy en día.

Imagen cortesía de blogTo.com
Imagen cortesía de blogTo.com