ESPIRITUALIDAD- Mely Cortez

01.08.2020

LA GENTE HUELE A TRISTEZA 


Por: Mely Cortez 

La gente huele a tristeza.

Míralos, caminan cabizbajos,

Hay gente que huele a tristeza,

Qué difícil no tener camino,

No conocer la verdad,

No tener vida.


Míralos, escasas veces sonríen,

Pero la sonrisa no viene de adentro,

Es una sonrisa comprometida y superficial

¿Lo ves?

Los niños ya no sueñan con ser astronautas

O súper estrellas del rock,

Ya no quieren ser doctores y bomberos,

Se conforman únicamente con que sus papás los quieran bien,

Les pregunten cómo están y a diario les digan que los aman,

Pero no, los papás juegan al "Yo soy mejor" ;

Juegan a destruirse, pero no lo ven, ciegos egoístas.

Buscan ser felices ellos o al menos eso pretenden,

Pero por encima del bienestar de sus vástagos

¡Vaya felicidad infelices!


La gente huele a tristeza,

Los jóvenes están perdidos, nada para ellos tiene sentido.

Las drogas se apoderan de sus vidas,

Andan huyendo de su realidad nefasta,

se fugan en cuanto pueden al País del cielo rosa

Y ellos piensan que de eso se trata la vida,

No logran ver más allá,

Sus corazones sangran, entre más consumen,

Más grande es la herida.


2 / 2


La gente huele a tristeza

no quieren olvidar el pasado,

No se perdonan a ellos mismos, no quieren dar ese paso,

Algunos ni acarician la mínima posibilidad.

Es demasiado esperar que perdonen a sus oprimidores,

Insisten en ser esclavos,

Algunos que vagamente pensaron en ser libres,

Han buscado por todos lados, de todas formas excepto en el perdón,

Otros ya se dieron por vencido y de forma inconsciente

en su amargura hacen de la vida de sus cercanos una miseria,

Un huracán, una noche sin amanecer.


¡La gente huele a tristeza, no quieren nada con Dios!