199 años de mentiras: ni libres, ni soberanos, ni independientes

29.09.2020

En las clases de historia impartida en los centros educativos se pueden decir muchas cosas, pero la realidad es diferente a lo que cuentan. No somos independientes, y, lo que pasó en 1821, fue que se firmaron los "papeles" de nuestras tierras, y a través del tiempo, han ido cambiando de dueño.

En este año diferente, en esta nueva crisis, no hay nada que celebrar; por el contrario, hay que saldar cuentas pendientes, y aclarar muchas cosas.

Lo que más golpeó a mi país, no fue el coronavirus, fueron los corruptos, los que "se eligen" para defender al pueblo, los que se suponen que hacen todo en aras del bienestar del pueblo; se han robado el dinero una vez más, se han robado nuestras esperanzas, se robaron las vidas de miles de hondureños.

Hoy, todo el pueblo hace la misma pregunta, una de las tantas dudas que acecha a mi pobre pueblo, que solo vive de las migajas de lo que dejan los políticos, de lo que en realidad nos corresponde: "¿Dónde está el dinero?" Honduras lo exige, así como exige paz. Honduras exige la verdadera libertad, soberanía e independencia. Los que han intentado luchar por tales causes, ya no están entre nosotros.

Los callaron, aún hoy se siente el dolor y ese silencio forzado. Si no, pregúntenle a la familia Becerra, a la familia Cáceres, por solo poner unos ejemplos. Ejemplos de lo que pasa cuando se quiere cambiar el rumbo de una nación, y en el proceso se hace ruido, que molesta al tirano, o al gran grupo de tiranos que mandan en el barco.

Esto que escribo, no lo escribo por querer provocar discordia, sino para intentar seguir con el proceso de concientización de un pueblo, que al parecer está despertando, y esta vez sí quiere ser libre, soberano, e independiente.
No solo en septiembre, sino que en toda su vida.

¡VIVA HONDURAS!

Por: Sergio López