Honduras me dueles, ¡Pero te amo más!

03.09.2020

Bendiga Dios la prodiga tierra en que nací,

Bendiga a la madre soltera,

Al joven que estudia,

Al padre que se esfuerza por llevar el pan a la mesa.


Bendiga Dios al productor y al microempresario,

Bendiga Dios a las abuelitas que a las 3 de la tarde rezan el rosario.

Bendiga Dios a aquellos que no temen ensuciar sus manos,

Por hacer lo necesario,

Para sacar la patria adelante.


Bendiga Dios al hondureño que cruzó fronteras,

Mujer, hombre, niño;

Valientes Inmigrantes

Buscando un sueño que en Honduras,

Es cada vez más distante.


Bendiga Dios a aquellos que triunfan y luchan,

A los que pelean la buena batalla por todos nosotros,

A ustedes, bomberos, policías, enfermeras, doctores, militares,

Aseadoras, albañiles, vendedores ambulantes, agricultores,

Choferes de buses y taxis.

Hondureños honrados, al final de cuentas,

Somos más los buenos que los malos.


Honduras me dueles, me duele tu gobierno corrupto y mentiroso,

Me duele que jueguen con este pueblo,

Que a pesar de todo, este pueblo se siente orgulloso de ser hondureño.

Me duele no saber dónde está el dinero,

Que desaparecieran los millones para la salud del pueblo.

Me duele ver escuelas caerse a pedazos,

Y ver a los políticos solo cruzarse de brazos

Ver a otro lado y cada vez subir su salario.


Promesas que se van en el aire y se las lleva el viento,

Y tienen el descaro de decir "¡Yo no miento!",

"¿Quién dijo miedo?", "¡Haré lo que tenga que hacer!";

Se les olvidó que le mienten al pueblo,

Que si tuviesen consciencia, sentirían miedo y pavor,

Por robarle al que tiene hambre y sed de justicia.

Lo que se debe hacer es cortar toda esa hierba corrupta de raíz

Y deberse al pueblo que los puso,

En la cúpula de los que mandan.


Se les olvidó que su corrupción ha cobrado más vidas

Que el Covid-19 y la pandemia;

Que la enfermedad es real,

Pero no tan letal como sus mentiras.

Demos un minuto de silencio por esas vidas cobradas,

Por esas vidas perdidas...

Por esas voces silenciadas.


Honduras me dueles porque los medios se callan,

Y solo muestran las noticias malas,

Encender la televisión es sólo escuchar que han muerto tantos,

Y han salido impune tantos más,

Y sí, serán muchos Honduras tus muertos;

Pero no todos han caído con honor

No hay honor en morir por el veneno que recorre las calles de mi patria,

Crimen organizado, pandilleros, maras...


Honduras me dueles, verte sufrir, ver correr sangre por tus calles,

Ver a tus hijos mendigando un trozo de pan porque tienen hambre,

Me duele ver al abuelo que es sacado de su casa,

Obligado a pernoctar en las aceras,

Y simplemente ser olvidado.


Hay tanto porqué sentir dolor,

Estar triste y resentido;

Pero sobre todo Honduras, te amo más de lo que me dueles,

Porque tengo la esperanza de que los buenos se levantarán.

Los patriotas se alzarán,

También que Honduras saldrá adelante

Porque por nuestras venas corre sangre de Lempira y Morazán.


"Por guardar ese emblema divino

Marcharemos ¡Oh patria a la muerte!

Generosa será nuestra suerte

Si morimos pensando en tu amor".

Honduras te amo más de lo que me dueles,

Y sé que el amor basta,

Y la pregunta es

¿Qué es más grande, el amor o el dolor?


El dolor lleva al odio y la desesperación

Pero de estos es más grande el amor,

Porque del odio al amor solo hay un paso,

Un salto de fe en la dirección correcta.


Solo anhelo que al terminarse mi vida

Pueda aspirar mi último aliento en paz,

Y dar gracias a Dios por la prodiga tierra en que nací,

Dar gracias a Dios por ser catracho,

Dar gracias a Dios por que el amor por mi Honduras

Fue más grande que el dolor que causó su política basura.

Por: Jorge Amador 

Fotografías por: Johny Magallanes